Supervisión Grupal en Psicoterapia

Dirigida por Ramón Ballester

No concibo (al terapeuta) ni como un rol ni como una profesión, sino a lo máximo como un oficio (entendiendo que nos referimos a una vocación); un oficio artístico que echa raíces en el interior, que se alimenta de inseguridad y que crece apelando a todos los recursos creativos de que somos capaces .../... La supervisión del terapeuta actualiza esta práctica tradicional de los gremios artesanales donde el aprendiz da sus primeros pasos ante la mirada más experta del maestro” (Peñarrubia, 1994)

Esta formación tiene 2 objetivos: Seguir formándonos y supervisarnos como terapeutas.

Supervisar representa ponerse a indagar en el oficio de terapeuta, desde la práctica y desde la experiencia de sí mismo; ponerse a mirar como, en el trabajo con personas, se despiertan los propios asuntos y estorban si no se atienden (y se limpian). Supervisar significa experimentar y afinar las técnicas, su uso o abuso, sus sutilezas. Supone ablandar el corazón para hacerse más permeable y sensible a lo humano. Afilar la herramienta con la que se trabaja: uno mismo. Descubrir de los propios recursos y aprender de los de los compañerxs. Estudiar y profundizar


Este trabajo está dirigido naturalmente a terapeutas o profesionales de la relación de acompañamiento. Tal como está orientado, no es preciso tener pacientes o alumnos. Se requiere un compromiso de asistencia y el número de participantes no ha de exceder los 12


(la sensación de ser un aprendiz) es algo que no se puede perder, porque un arte no tiene fin. Un oficio es una escalera. Siempre tiene que haber otro peldaño para todo.../...lo tosco tiene oculto en su interior algo más refinado. Ésta es la gran tradición de cualquier oficio, todo lo perfecto puede perfeccionarse cada vez más. Esto es lo que condujo al establecimiento de los gremios. En un gremio, uno empieza de aprendiz. Lo primero de lo que se ocupa el aprendiz es del trabajo burdo. Y avanza porque hay un maestro que le anima a investigar sus herramientas. Mientras las afila y desarrolla sus dones, el aprendiz reconoce que el siguiente nivel es simplemente una capa que oculta algo todavía más perfeccionado. Y de esa forma el proceso no tiene fin.” (Peter Brooks en una entrevista de Faynia Williams)








Presupuestos básicos del trabajo

El estilo de supervisión que llevaremos a cabo, centrado en el profesional como persona, está basado en el modelo de Albert Rams (1989), y se fundamenta en la combinación equilibrada de cuatro aspectos:

ASPECTO TEORICO:
A la luz de la Psicoterapia Integrativa y el Eneagrama. Para revisar los conceptos teóricos aplicados a la práctica cotidiana. Revisar asimismo, las diferentes hipótesis de trabajo que se formula el profesional frente al hecho individual, grupal o institucional

ASPECTO TECNICO:
Para analizar las diferentes estrategias, métodos y procedimientos que son adecuados a cada uno de los casos, según la persona, el momento y la situación

ASPECTO PERSONAL:
Fundamental para el trabajo, basado en la hipótesis de que cualquier conflicto profesional tiene en su base un conflicto personal que es importante detectar

ASPECTO DE ESTILO PERSONAL:
En el que queden reflejados lo que se maneja y lo que no se maneja desde el propio estilo personal del participante

LA INTENCIÓN ES:

Poder disponer de un espacio para tratar e integrar elementos teóricos que sirvan de brújula en el acompañamiento terapéutico

Que cada participante pueda “verse” y "mostrarse" como profesional

Que pueda saber lo más posible de la relación existente entre su sí mismo como persona y su sí mismo como profesional


Horario: Viernes de 18h a 21h (mensual)
Precio: 45€ por sesión
*Esta formación se convalida por horas de supervisión.